CASITA EN MAZURIA

Sobre la Casita se puede contar varias historias. Fue el primer edificio en el cual vivimos durante la construcción de la casa principal. Después mi madre la convirtió en el gallinero y más adelante fue mi casita de juegos.

Finalmente, mi madre presentó un proyecto de rehabilitación con fondos de la Unión Europea y ganó el primer premio. Con este dinero, construyó la Casita actual siguiendo el estilo de las antiguas casas de la zona. En su planta baja encontramos una sala con una acogedora chimenea de piedra de río, una cocina para hacer vuestra propia comida, la habitación principal con cama doble y un gran lavabo, todo totalmente adaptado para personas en silla de ruedas.

Subiendo las escaleras de madera, encontramos la planta superior compuesta por dos habitaciones con camas separadas y un lavabo.

La Casita es perfecta para poder descansar, ya que en sus alrededores podemos encontrar una zona de árboles, al norte un prado y al lado este, una plaza con hierba perfecta para poder jugar, o si les gusta más, poder montar las mesas y hacer una rica barbacoa.

Strona korzysta
z plików Cookies.
Korzystając ze strony wyrażasz zgodę na ich używanie.